Friday, January 11, 2008

Gritando

En ese momento no estaba pensando en él. Bueno, por lo menos, no creía que estuviera pensando en él.

Entonces leí este poema de Machado:

Anoche soñe que oía
a Dios, gritándome: ¡Alerta!
Luego era Dios quien dormía,
y yo gritaba: ¡Despierta!

De repente, no pude creer que estaba muerto.

1 comment:

Arañas Galponeras. said...

Muy bueno tu post! Mientras lo leía recordé algunos poemas de Machado que había olvidado. Como:

Proverbios y cantares – XLV

Morir... ¿Caer como gota
De mar en el mar inmerso?
¿O ser lo que nunca he sido:
uno, sin sombra y sin sueño,
un solitario que avanza
sin camino y sin espejo?
Saludos!!!!